miércoles, 11 de enero de 2017

Opinión: The boy and the beast

Duración: 120 minutos
Producción: Aniplex, Estudio Chizu.
Género: Aventura, Supernatural.

Ren se ha quedado huérfano de madre y su familia ha decidido sin pedir su opinión en llevarse a Ren, cuando lo único que quiere es irse con su padre.

Ren decide huir de su familia con la excusa de volverse más fuerte. Al ser menor de edad, los policías decidirán regresarlo con su familia. Para evitar esto Ren huirá y sin saber como, entrará en el mundo de las bestias donde se volverá discípulo de Kumetatsu, una besita gruñón que decide entrenarlo para demostrar que sería un buen líder.

Kyuuta, nombre que le da Kumetatsu a Ren, se quedará unos cuántos años con él para entrenar y aprender. Cuando logra volver a Japón conocerá a kaede quien le ayudará a estudiar y encontrar a su padre quien creyó que jamás se preocupó por él.

Opinión. Spoilers.

Lo primero que cabe reslatar es que ninguno de los personajes se conoce por casualidad. Cada uno, tanto como Ren como Kumatetsu tenían un objetivo, aunque no sabían bien como lograrlo. Ren, decide seguir a Kumatetsu por temor de volver a aquél lugar con gente que no desea. Al no poder regresar a Japón, decide quedarse con Kumatetsu a vivir a base de gritos y peleas a cada momento, lo que termina fastidiando a quienes viven con ellos.

Una cosa que sucede de repente es el portal que conecta a los dos mundos. ¿Cómo se abre? ¿Por qué se cerró de repente? y cuando Ren ya es mayor, ¿Por qué se volvió a abrir de la nada? ¿Cómo es que Kumatetsu y su acompañante lograron atravesar el portal? No se nos explica y queda sin resolver. Solo es algo que sucede para que la historia avance y no se quede etancada.

Cuando Ren regresa ya a Japón, se encontrará a Kaede, una estudiante de preparatoria quien también está luchando con sus propios demonios y encuentra en Ren su apoyo emocional. Cuando Ren desubre a su padre y éste decide que deben estar juntos, nuestro protagonista entrará en crisis y es cuando llega el clímaz de la historia. ¿Qué decidirá Ren? Su opinión de vivir con su padre no ha cambiado, pero debe serle fiel a Kumatetsu y quedarse a su lado hasta la batalla final.

Por otra parte, se ve el desarrollo de los personajes y como, poco a poco se ve que son aceptados por la sociedad en donde viven. Uno, era un gruñón sin amigos siempre gritando. El otro era un niño abandonado que no sabía bien como comportarse en familia. No es una película sobre discriminación y nunca toma el tema. Pero las otras bestias temen de Ren pues los humanos son fácilmente manipulabes y pueden caer en la oscuridad. Lo que puede, destruir su pacífica comunidad.

Si bien, es cierto que Ren tiene que pelear y afrontar su porpia oscuridad, es decir, su odio guardado desde que era niño, éste se resuelve ce maera rápida. Logra controlar estos sentimientos un poco gracias a Kaede y, por otra parte, por que alguien más fue quien se dejó dominar por la oscuridad.

Sobre la animación no hay nada de que quejarse. Tanto escenarios como la animacaión son bastante buenos, no así el diseño de personajes que parece que son de Ghibli aunque menos infantiles. La música está bien y aunque logra ambientar bien las escenas, resullta olvidable después de un tiempo, es decir, después de haber visto la película.

9 de 10. Recomendable. Gracias a Netflix se puede ver doblado al español con un excelente doblaje o si prefieres, en japonés.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario